(11 de noviembre del 2008 – San José, Costa Rica)

Jaulas de engorde de atún (AIDA)

Foto: Jaulas de engorde de atún (AIDA)

El pasado 5 de noviembre, la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), recomendó continuar con la etapa de ejecución del proyecto Granjas Atuneras de Golfito S.A., que pretende instalar 10 jaulas destinadas al engorde de 120 toneladas de atún cada uno cada cuatro meses.  El proyecto fue suspendido por orden de la Sala IV el 9 de mayo del 2007, en virtud de las serias inconsistencias encontradas en lo que se refiere a la amenaza de contaminación del delicado ecosistema del Golfo Dulce y el impacto sobre las tortugas marinas.  La Setena había otorgado la viabilidad ambiental al proyecto en cuestión desde el 19 de agosto del 2005.

Para dilucidar las inconsistencias señaladas por la Sala IV, la Setena solicitó el criterio técnico del Centro de Investigación Marina y Limnología (Cimar) de la Universidad de Costa Rica.  En su informe, presentado el pasado 30 de setiembre, el Cimar señala la necesidad de un estudio mucho más detallado sobre las corrientes que al presentado en el Estudio de Impacto Ambiental, que ayude a predecir con más seguridad el posible destino de los desechos y de las aguas servidas.  Así mismo, señala la necesidad de un Plan de Acción para tratar con las tortugas marinas y ballenas que utilizan estas aguas.

Según al organización costarricense Pretoma, que recurrió a la Sala IV para impedir la instalación de Granjas Atuneras en asocio con los vecinos de la comunidad de Punta Banco, Setena otorgó la viabilidad ambiental aunque aún existe la misma inconsistencia descrita por la Sala IV en lo que se refiere al impacto ecológico que podría ocasionar la instalación de la misma en sobre el Golfo Dulce.  rPeor aún, el Setena desconoce que anidan en la zona tortugas marinas, a pesar de que Pretoma lleva 11 años desarrollando proyectos de conservación de tortugas marinas con la comunidad de Punta Banco en las playas frente al sitio designado para instalar las jaulas.

“La Sala IV ya había manifestado que Setena estaba en la obligación de ordenar la realización de estudios para garantizar en forma previa y con razonable certeza que los desperdicios metabólicos producidos no afectarían el ambiente ni el delicado ecosistema del Golfo Dulce”, informó Randall Arauz, Presidente de Pretoma.  “Aún no existen tales estudios ni ha sido dilucidado el asunto de los contaminantes, por lo que la recomendación de continuar con la ejecución de Granjas Atuneras S.A. es contraria a la orden de la Sala IV”, explicó Arauz.

Según Miguel Gómez, Coordinador de Campañas de Pretoma, las tortugas marinas sufren una seria amenaza, pues las estructuras con las jaulas atraerán a las tortugas que visitan las playas de Punta Banco, Estrechura y Río Coco para anidar, así como a los recién nacidos que verán interrumpido su paso hacia el mar abierto.  “Aún no vemos un plan serio para mitigar el impacto sobre las tortugas marinas, pero si Setena ni siquiera reconoce que en la zona anidan tortugas marinas, ¿qué podemos esperar?”, dijo Gómez decepcionado.

El 11 de noviembre del 2008 Pretoma presentó un recurso ordinario de revocatoria ante Setena y de apelación ante el Sr. Ministro de Ambiente y Energía.

Share it! / ¡Compartir!
    Asociación PretomaComunicados de Prensa
    (11 de noviembre del 2008 - San José, Costa Rica) El pasado 5 de noviembre, la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), recomendó continuar con la etapa de ejecución del proyecto Granjas Atuneras de Golfito S.A., que pretende instalar 10 jaulas destinadas al engorde de 120 toneladas de atún cada uno...