Honorable Presidente Luis Guillermo Solís

Por este medio, nosotros los firmantes, deseamos respetuosamente mostrar nuestro repudio hacia el otorgamiento de permisos por parte del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) para la exportación de las aletas de más de 2000 tiburones martillo hacia Hong Kong, así como la exportación libre de aletas de tiburón martillo al menos por seis meses más, contra todo criterio científico y en violación flagrante a los compromisos adquiridos durante la Convención Para el Comercio de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestre (CITES) con el fin expreso de proteger el tiburón martillo de la extinción. Le recordamos que el tiburón martillo está catalogado como una especie en Peligro de Extinción según la Unión Internacional Para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y se reconoce que la exportación de sus aletas hacia Asia para elaborar sopa de aleta de tiburón es su principal amenaza. La información científica más actualizada señala que la población de tiburón martillo que habita en el Pacífico Oriental Tropical, donde opera la flota costarricense, es la más amenazada del mundo. Esta información ha sido suficiente para que los Estados Unidos prohíba totalmente su captura, retención, y comercio, y para que Ecuador prohíba su captura a la flota palangrera.
La inclusión del tiburón martillo bajo el Apéndice II de CITES (177 países) en marzo del 2013, implica la necesidad de criterio científico y sistemas de trazabilidad para continuar su comercio internacional a partir del 14 de setiembre del 2014. Costa Rica no ha cumplido, pero SINAC se justifica en el interés público por el impacto que la medida podría tener sobre los pescadores artesanales, y la necesidad de conseguir mejor información científica precisamente para tomar medidas futuras. El supuesto interés público no es tal, pues la flota artesanal captura tiburones recién nacidos que se consumen domésticamente, por lo que CITES en este caso es irrelevante.
Por otro lado, la falta de acción ante un iminente deterioro ambiental justificándose en la carencia de información técnica es una clara violación al Principio Precautorio, consagrado en la Declaración de Río adoptada por la Conferencia de las Naciones Unidas Sobre Ambiente y Desarrollo (1992), y por la Resolución 9.24 de CITES. Estas acciones debilitan seriamente la imagen y credibilidad internacional del país, así como nuestra capacidad de liderar procesos similares en el futuro por falta de credibilidad. Peor aún, con las mismas Costa Rica contribuye directamente en la extinción del tiburón martillo. Por tanto, en nombre de la mejor información científica que existe, es nuestra opinión que usted, Sr. Presidente debe interponer sus buenos oficios y revocar la Resolución SINAC-DE-011.

Nombre Completo / Full Name *
Profesión / Profession
Email / Teléfono / Telephone *

* = Requerido